miércoles, 15 de marzo de 2017

Guía básica de supervivencia para el turno de noche

El turno de noche. Ay...el turno de noche. Posiblemente la peor parte de nuestro trabajo y también para la que menos se nos prepara. Recuerdo que como en las prácticas universitarias no se hacen noches (craso error, por cierto) llegué al primer turno de alterne sin tener ni puta idea de lo que me esperaba. A día de hoy sigo llevándolas mal, aún así en lo poco que llevo trabajando he ido quitando truquillos de unos y otros que ayudan a sobrellevarlas un pelín mejor. Libreta y boli:

1. Duerme bien: sí, vengo aquí a descubrir la pólvora, qué pasa? Ahora en serio, si el día siguiente trabajas de noche hay 2 buenas tácticas: puedes acostarte tarde el día anterior y dormir hasta la 1 o las 2 de la tarde para ir fresco, o mi preferida, levantarte a una hora de persona normal, aprovechar la mañana y dormir una siesta larga. Cualquiera de las dos repone.

2. Cena ligero: no es aconsejable ir de noche con el estómago a rebosar, se trata de concentrar la sangre en la cabeza y no en la panza. Este punto combina perfectamente con los puntos 3 y 4.

3. Cenad en el trabajo: pedid chino, sushi, unas pizzas o llevadlo de casa. Parece una chorrada pero el hecho de desconectar por 20 o 25 minutos para comer algo refresca muchísimo y anima el resto de la noche. Esto obviamente depende del sitio en el que se trabaje y de las horas a las que se pueda tener tiempo, si es que se tiene. Además combina con el punto 4.

4. Las noches no son para dietas: bastante tienes con pringar de noche y no poder dormir como para tomarte una manzanita y una infusión. Dale a tu cuerpo y sobre todo a tu cerebro un premio por sacrificarlo así, te lo agradecerá. Recomiendo toneladas de chocolate o gominolas, aunque hay quien prefiere salados (palomitas, patatas fritas,pipas...). El caso es la gochada, lo cerdo, lo que hace sentir mal, le mierdé.


5. No abuses del café: como estimulante funciona hasta cierto punto, pero todo tiene un límite. El cuerpo no necesita cafeína, sino glucosa y agua (véase punto 6).De noche no más de 1 café (como muchísimo 2). Las 12 o la 1 es una buena hora. Si abusas del café acabarás dificultando el sueño posterior y estarás más cansado.



6. Botellita de agua: la hidratación es importantísima para reducir el cansancio y mantener la energía física y mental. Imagino que tendréis fuente de agua, compraos una botella libre de PBA que se pueda rellenar y a empinar. Que os siga como un hijo.



7. Retorno venoso: en periodos de descanso poner las piernas en alto disminuye considerablemente la sobrecarga de miembros inferiores. Si queréis algo más pro, medias de compresión. Porque sí, a veces descalzarse y masajearse un poco los pies equivale a esto:


8. Kindle: al hospital se va a trabajar pero a veces hay momentos en los que no hay movimiento. En esos momentos es mejor tener la cabeza entretenida que el aburrimiento, porque el aburrimiento lleva al sueño y el sueño al lado oscuro de la fuerza, y no queremos eso. Un libro electrónico es facilmente transportable, puede almacenar miles de libros, posee una duración de batería de un mes y no daña la vista, teniendo incluso luz para leer con baja iluminación. Imprescindible. También valen series,pelis,consolas, podcasts...pero para mí nada como el Kindle. Entretiene sin quitar la mente del curro.


9. El saliente es un día libre: piensa así y aprovéchalo, sácale partido. Duerme hasta las 2-2:30 y haz planes por la tarde. Es una motivación extra trabajar de noche sabiendo que el día siguiente hay cosas guays que hacer. No te tires la semana de noches vegetando.

Turnos hay miles y seguramente la mayoría de noches no se pueda hacer todo. Habrá noches en que no nos podamos sentar, comer y no digamos leer un libro, noches de trabajo y agobio extremo en la que os acordaréis de este post y pensaréis en el gilipollas que dice que hay que tener las piernas en alto cuando he terminado la medicación de las 24 y ya tengo que empezar con la de las 4.
Yo mismo  me cagaré en todo la próxima noche liada, me atiborraré de café y el día siguiente dormiré hasta que no recuerde el día que es. Pero eh, no me lo tengáis en cuenta.





PD: sigo admirando a las/los que trabajáis y tenéis hijos. Salir de una noche jodida, dar el desayuno a los críos, llevarlos al cole, hacer las tareas de casa y ya si tal, dormir, me resulta encomiable. Quizá yo algún día.


PD2: Este blog no se responsabiliza del consumo indiscriminado de dulces y alimentos ricos en calorías, ni de los más que probables problemas de salud y orondez causados por su consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí